Acceder a un crédito sin ingresos

Acceder a un crédito sin ingresos e incluso un microcrédito es muy complicado hoy en día. Son muchos los requisitos de acceso exigidos por las principales entidades bancarias y, a diferencia de lo que sucedía hace unos años (concesión de préstamos hipotecarios “a diestro y siniestro”), a día de hoy se rechazan multitud de solicitudes, ya sean de familias o empresas.

Pero, ¿por qué rechazan los bancos las solicitudes de crédito de sus clientes? Porque existe una probabilidad muy baja de encontrar clientes que cumplan todos los requisitos que exigen para acceder a un crédito: desde una nómina fija de alta cuantía hasta una revisión crediticia en la que no exista ningún tipo de impago pasado a cualquier compañía o deuda pendiente. Para comprobar esto último, las entidades bancarias revisan los ficheros de morosidad como el ASNEF o el RAI previa aceptación nuestra a través de un permiso por escrito.

crédito sin ingresos

Pero la causa principal por la que son denegadas la mayor parte de solicitudes de crédito de familias y empresas es la falta de ingresos. Con la crisis económica existen multitud de personas que se encuentran sin trabajo o sin unos ingresos fijos que puedan garantizar la devolución del crédito que solicitan. De ahí surge el hecho de que pedir un crédito sin ingresos sea tan complicado de conseguir pero no es imposible ya que existe una alternativa a la actividad bancaria: los créditos con capital privado.

Los créditos con capital privado son realizados entre particulares o entre particular y empresa y no dependen de ningún contrato bancario ni están relacionados con entidades bancarias sino que tienen lugar a través de financieras privadas que son las que aportan seguridad y fiabilidad a la operación. Principalmente, estas financieras privadas se dedican a poner a disposición de los solicitantes distintos prestamistas privados que se encargarán de prestarles el dinero solicitado a cambio de su devolución en un plazo prefijado junto a unos intereses. Estos intereses serán el beneficio que obtiene el prestamista privado.

En los créditos con capital privado es indiferente que usted posea una nómina o unos ingresos fijos pero, además, tampoco preocupa el hecho de que usted esté registrado en un fichero de morosidad. Lo que realmente es importante en este tipo de créditos es el aval o avalista.

crédito sin ingresos

crédito sin ingresos

A través de este aval, el prestamista privado obtiene la garantía de que su capital prestado será devuelto, ya sea en forma de las letras o cuotas acordadas con usted o en forma de embargo de los bienes que actúan como garantía (vehículos, viviendas, etc). En general, las condiciones son muy flexibles, por lo que no tiene por qué preocuparse en este sentido.

La conclusión es clara: si necesita un crédito sin ingresos que actúen como garantía de devolución, acuda a los créditos con capital privado y adquiera la liquidez que necesita de manera rápida y sencilla.