Las financieras privadas

A día de hoy, la mayoría de la población española conoce y sabe de buena mano cómo trabajan las entidades bancarias pero un porcentaje muy bajo de gente conoce cómo funcionan las financieras privadas y su modo de trabajar.

Las financieras privadas se han convertido, desde hace unos años, en la solución elegida por uchas familias y empresas que necesitaban acceder a créditos urgentes, sin esperas, sin trabas de ningún tipo y sin documentación excesiva.

La manera de funcionar de estas entidades es muy sencilla y de ahí viene su popularidad. Destacan por la rapidez y flexibilidad con la que tramitan las solicitudes de créditos y préstamos personales. Básicamente, agregan un conjunto de prestamistas privados que pueden ser particulares o empresas y lo pone a disposición de los solicitantes (prestatarios).

La mayoría de operaciones que tramitan son microcréditos de baja cuantía pero eso no quiere decir que no tramiten también préstamos de mayor valor. Todo es cuestión de preguntar y negociar condiciones, ya que existe la posibilidad de que sean varios los prestamistas que junten sus capitales para prestarlos a una misma persona o solicitante.

financieras privadas

financieras privadas

En el proceso de tramitación, no se realizan estudios de morosidad atendiendo a ficheros tan conocidos como el ASNEF para personas físicas o el RAI para personas jurídicas. En definitiva, para la financiera privada es indiferente el hecho de que usted esté inscrito en alguno de estos ficheros.

Es evidente que con esta manera de trabajar, las financieras privadas y los prestamistas privados que prestan el capital solicitado por la persona o empresa que necesita acceso al crédito tienen más riesgos que las entidades bancarias. Esto es así porque no tienen en cuenta ingresos del solicitante (nóminas o facturación en el caso de ser autónomo) y tampoco tienen en cuenta índices de morosidad que pueden avisar de que el solicitante es un moroso que va dejando deudas a todas las compañías.  A cambio de no realizar estas exigencias, las financieras privadas exigen un aval, generalmente hipotecario, como garantía para sus préstamos o créditos.

financieras privadas

La ventaja principal de solicitar capital a través de una financiera privada es el corto plazo de tiempo en el que trabajan, llegando a darle acceso a un crédito en 24 horas si es necesario. Esto no es posible en una entidad bancaria y de ahí surge el auge del capital privado como solución a la necesidad de tener acceso a capital de manera rápida y sencilla.

Todas estas ventajas se pagan en forma de unos mayores intereses que se agregarán al capital solicitado y se irán devolviendo en el plazo prefijado con el prestamista privado. Cuando se necesita dinero de manera urgente, el hecho de pagar unos intereses un poco más altos es lo de menos, ya que queremos rapidez porque, tal vez, del acceso a ese crédito depende el pago de una deuda muy importante que no puede esperar ni un minuto más.