Solucionar deudas con capital privado

Hay determinados momentos en la vida en las que usted y la mayoría de personas de su alrededor están expuestas a pasar por una mala situación económica que nos hace pensar y decidir cuál es la mejor solución para cubrir nuestras deudas y gastos y salir adelante.

Aparte de todo esto, pueden surgir problemas que precisen capital urgente del que no podemos disponer en ese preciso instante.

Para todos estos problemas existe una solución, cada vez más utilizada por familias y empresas: el capital privado.

Erróneamente, cuando necesitamos dinero para solucionar deudas acudimos primeramente a familia y amigos para que nos hagan ese préstamo sin darnos cuenta de que lo que estamos haciendo es cubrir unas deudas pero abriendo otras con nuestros familiares cercanos. Usted termina en un bucle de deudas del que es imposible salir, por lo que esta solución temporal no es la mejor respuesta a su pregunta de cómo solucionar deudas de manera rápida.

La mejor solución para estos casos no es otra que solicitar un microcrédito, crédito o préstamo personal, dependiendo del destino del dinero y de la cuantía. Obviamente, las entidades bancarias le exigirán una serie de requisitos y documentación que le impedirán acceder al préstamo si usted no posee una nómina con altos ingresos y otra serie de circunstancias positivas para los bancos.

Por eso, han cobrado fuerza en los últimos años los préstamos con capital privado vía financieras privadas. Estos préstamos se llevan a cabo entre particulares (préstamos entre particulares o P2P) o entre particular y empresa. En ambos casos, el funcionamiento es el mismo: un prestamista privado o inversor destinará una cuantía de su capital para que usted pueda acceder de manera rápida y sencilla al dinero que necesite. Posteriormente, usted devolverá esa cuantía junto a unos intereses que supondrán una rentabilidad anual para el inversor.

deudas con capital privado

La gran ventaja de los préstamos con capital privado es la rapidez de tramitación y obtención del dinero, la flexibilidad de condiciones y la facilidad de acceso, ya que no existen requisitos respecto a nóminas, ingresos, ni ficheros de morosidad en los que se esté inscrito.

La manera de solucionar sus deudas es sencilla: usted acude a una financiera privada a solicitar un crédito y será la propia financiera la que le ponga en común con un prestamista privado cuyo capital será la solución a sus problemas financieros. Usted conseguirá la liquidez necesaria de manera rápida y segura y el prestamista conseguirá su rentabilidad.

Gracias a este tipo de préstamos, muchas familias y empresarios han conseguido seguir hacia delante y la labor que podían haber realizado las entidades bancarias de nuestro país lo han terminado realizando estas financieras privadas que, a pesar de cobrar unos intereses más altos, no han dejado a nadie fuera de su servicio.